Necesidades de las familias empresarias

Tener un propósito claro

Las familias que definen sus valores, visión y misión, y planifican para lograrla, tienen más posibilidades de alcanzarlos. Trabajar juntos para definirlos incrementa el sentimiento de estar “en el mismo barco” y hace más fácil la toma de las decisiones estratégicas que ayudan a llevar adelante un plan a largo plazo para la empresa y la familia.

Las situaciones complejas requieren más planificación

Las familias numerosas con un patrimonio importante en común, necesitan anticipar y abordar sus relaciones individuales y colectivas con esos activos. Esto requiere de una clara definición de roles, una educación de la familia y de una activa planificación.

Comunicación y transparencia

Las familias deben ser capaces de hablar sobre los asuntos difíciles y tener el compromiso de trabajar para resolverlos. Deben tener la costumbre de compartir la información en lugar de utilizar el secretismo y la reserva.

El desarrollo del capital humano de las nuevas generaciones

Las empresas familiares fuertes se construyen sobre familias que son capaces de mantener la individualidad de sus miembros, conservando a la vez la unidad de la familia de la que forman parte.

Las familias que se ocupan del desarrollo del capital humano de sus miembros, aumentan la riqueza de la familia.

Riesgos compartidos

Compartir la propiedad de la empresa significa compartir también las responsabilidades humanas y financieras. Los trastornos en la empresa muchas veces afectan el funcionamiento de la familia. Anticipar los desafíos y tratar los riesgos potenciales es importante para la armonía de la familia.

Trabajar sobre relaciones complejas

Las familias que comparten la propiedad de la empresa tienden a tener unas tareas adicionales a medida que crecen y redefinen sus relaciones familiares. Estos desafíos incluyen: la definición de quienes serán considerados miembros de la familia y su grado de participación en la propiedad de la empresa; gestionar las transiciones en la familia y la empresa; gestionar una mayor complejidad de las relaciones familiares; asumir una mayor exposición pública, manteniendo la privacidad y confidencialidad; etc.

Actitud emprendedora

Las familias empresarias exitosas buscan la diversificación y nuevas oportunidades fomentando la actitud emprendedora en las nuevas generaciones.